Educación Física
Curriculum vitae
Anatomia
Sistema Circulatorio
La sangre
Fotos Sistema Cardiaco
Sistema Respiratorio
Fotos Sistema Respiratorio
Sistema Digestivo
Fotos Sistema Digestivo
Sistema Muscular
Fotos Sistema Muscular
Sistema Óseo
Fotos Sistema Óseo
Acondicionamiento Físico
Deportes I
Deportes II
Deportes III
Primeros Auxilios
Folclor chileno
ACTUALIDAD Y FECHAS DEPORTIVAS
Links
Sistema Muscular

Estructura muscular:

En esta parte haremos referencia a la estructura microscópica (lo más pequeño) y macroscópica (lo que se ve a simple vista) del músculo.

En la estructura microscópica, el músculo tiene como unidad básica a la célula o fibra muscular.

Las fibras musculares se encuentran protegidas y se mantienen en sus lugares debido a que el tejido conjuntivo actúa como envoltura y división. Así, este se denomina epimisio cuando es la funda de tejido que cubre al músculo; perimisio, a la vaina de tejido que envuelve cada fascículo muscular (haces o conjuntos de fibras musculares), y endomisio al que rodea cada fibra.

En concreto, la fibra muscular es una célula multinucleada (varios núcleos, siendo de las pocas de este tipo en el organismo), elástica y de forma cilíndrica. Esta célula es la que puede extenderse o recogerse y luego recuperar su forma original, permitiendo al cuerpo moverse y mantener una posición determinada.

La cantidad de fibras musculares presentes varía según el tamaño y la función que cumple cada músculo.

Cada fibra muscular está rodeada por una delgada membrana plasmática, el sarcolema (ubicada debajo del endomisio), y contiene miles de fibras menores que están en grupos, llamadas miofibrillas. Cerca del 80% de la fibra está integrada por miofibrillas, que van en número de varios cientos a varios miles, según el ancho de la fibra.

Las miofibrillas están provistas de dos clases de miofilamentos proteicos: la miosina, también llamada miofilamento grueso, y la actina o miofilamento fino. Ambos se disponen ordenadamente en diminutas matrices (organización con patrón repetido), llamadas sarcómeros (o sarcómeras) y que son las unidades básicas de la contracción muscular (ver infografía Fibra muscular). Entre los sarcómeras hay delgadas membranas conocidas como bandas Z, que actúan como separaciones, En cada sarcómero, los filamentos de miosina se encuentran en el centro y los de actina que rodean a los anteriores filamentos se fijan a la banda Z.

Imagen
Tipos de fibras:

Los músculos están compuestos por dos tipos de fibras, las de contracción rápida (blancas o fatigables) y las de contracción lenta (rojas o resistentes a las fatigas). Las primeras proporcionan fuerza y potencia en periodos cortos y son la carne blanca del músculo. Se contraen con rapidez, pruduciendo breves estallidos de energía. Son las que nos permiten realizar fuerzas tales como: carreras cortas, patear una pelota, dar un raquetazo, etc. Las otras fibras producen una tracción continuada, que solo se detiene si se les agota el combustible. Estas fibras son la carne oscura del músculo y se caracterizan por ser algo más pequeñas que las de contracción rápida. Permiten la realización de ejercicios intensos como carreras de larga distancia, nadar o pedalear en una bicicleta.

Cabe destacar que en un mismo músculo se pueden combinar fibras blancas y rojas y que el porcentaje de combinación difiere según la persona.


¿Cuál es la diferencia entre cartílago y ligamento?


1.- Cartílago, o ternilla, tejido conectivo fibroso presente tanto en el hombre como en los animales que tienen espina dorsal.

El tejido cartilaginoso deriva del mesénquima, es parte del tejido conjuntivo especializado, donde también se localizan otros como el tejido hematopoyético, la linfa, el tejido óseo y la sangre.
Un tejido es un conjunto de dos o más células, idénticas en su morfología y función, las células propias de este tipo de tejido humano son los condrocitos.
El tejido cartilaginoso es parte del esqueleto embrionario y parte del adulto.
Se llama cartílago a las piezas formadas por tejido cartilaginoso.

Los diferentes tipos son:

* Hialino: cartílagos articulares y costales.
* Fibroso: sínfisis del pubis y meniscos.
* Elástico: laringe y pabellón auditivo.

Es posible encontrarlo en la laringe, los discos intervertebrales, las orejas y la nariz.
El cartílago hialino es el más abundante del cuerpo, tiene un aspecto blanquecino azuloso, se encuentra en el esqueleto nasal, la laringe, la tráquea, los bronquios, los arcos costales (costillas) y los extremos articulares de los huesos, es avascular, nutriéndose a partir del líquido sinovial.
El cartílago fibroso o fibrocartílago es una forma de transición entre el tejido conectivo denso y el cartílago hialino, con células de colágeno tipo I. Se encuentra en los discos intervertebrales, bordes articulares, discos articulares y meniscos, así como en los sitios de inserción de los ligamentos y tendones, carece de pericondrio (capa de tejido conectivo de colágeno denso)
El cartílago elástico forma la epiglotis (paladar blando), cartílago corniculado o de Santorini, cuneiforme o de Wrisberg, en la laringe, el oído externo (meato acùstico) y en las paredes del conducto auditivo externo y la trompa de Eustaquio. Es amarillento y presenta mayor elasticidad y flexibilidad que el hialino. Su principal diferencia con este último es que la matriz presenta un entretejido denso de finas fibras elásticas que son basófilas y se tiñen con hematoxilina y eosina, así como orceína. Sus fibras de colágena son tipo II.
En el sistema óseo hay tres tipos de cartílago: el cartílago articular, el fibrocartílago y el cartílago metafisario.

2.- Los tendones son tejido conectivo fibroso que une los músculos a los huesos. Pueden unir también los músculos a estructuras como el globo ocular. Los tendones sirven para mover el hueso o la estructura, mientras que los ligamentos son el tejido conectivo fibroso que une los huesos entre sí y generalmente su función es la de unir estructuras y mantenerlas estables.


Imagen